Procedimiento no quirúrgico indicado en pacientes que desean un rejuvenecimiento facial sin recurrir a la cirugía.

Los hilos consisten en hebras incoloras, no absorbibles, de polipropileno, con espigas que anclan los tejidos y los suspenden en una posición más elevada.

El procedimiento es con anestesia local y completamente ambulatorio.