El Peeling Químico es realizado para remover las capas superficiales de la piel, lo cual produce una mejoría en las arrugas finas y aumenta la firmeza de la piel, produciendo un rejuvenecimiento facial.

El peeling se hace en una sesión, con anestesia local y es habitual que se produzcan una ligera hinchazón, enrojecimiento de la piel y costras que disminuyen durante la primera semana.

Otra forma de peeling es la aplicación del rayo láser, que permite al cirujano plástico realizar "peelings" (cambio de las capas superficiales de la piel), como un tratamiento para las arrugas faciales finas aumentando la producción de colágeno y por lo tanto la firmeza de la piel.