Es un procedimiento quirúrgico que disminuye el tamaño y le da forma a las glándulas mamarias grandes, dando a la mujer unos senos más pequeños y con una forma más proporcional al resto de su cuerpo.
Además alivia el dolor del peso mamario provocado en los hombros, cuello y espalda y mejora la apariencia.

Causas:

La mama de gran tamaño es por su propio peso ptósica (caída).
Produce en la paciente alteraciones estéticas y físicas en columna vertebral, en la circulación linfática y venosa de la región mamaria, síndrome del hombro doloroso, etc.

Procedimiento:

Reducción de mamas.
Se puede realizar a cualquier edad, siempre que se haya completado el desarrollo de la paciente.
Las incisiones pueden ser verticales o en forma de T invertida según cada caso.
La paciente deberá llevar un brasier por un mes y se dejan drenajes y puntos por 7 días.

La cirugía de reducción mamaria se realiza en un quirófano, dentro de un hospital. La cirugía se realiza bajo anestesia general, permaneciendo la paciente hospitalizada durante 1 o 2  días.

La cirugía de reducción de las mamas es una técnica segura, siempre y cuando sea realizada por un cirujano plástico certificado. Sin embargo, como en cualquier operación siempre pueden existir complicaciones y riesgos asociados. Este procedimiento no está recomendado en mujeres que pretendan dar el pecho tras el embarazo.